Di Boschi no es otro que Miguel Ángel Maderas, un pintor nacido en Jaén en octubre de 1992.
Su primer contacto con la pintura se produce en 2013 cuando comienza sus estudios de Ilustración en Jaén con el pintor y profesor Francisco Carrillo, que le enseña, no solo los rudimentos del oficio pictórico, sino el amor y la devoción por la pintura.

Graduado en Bellas Artes en la universidad de Granada en 2019. En su corta trayectoria dentro del mundo de la pintura cabe destacar la exposición individual “Armonías y disonancias”en la galería Ceferino Navarro en Granada y el primer premio en la 28 edición del concurso de pintura Cerezo Moreno. Otro aspecto destacable es su labor como profesor de pintura en la academia Azul de Cadmio en Madrid.

En su pintura se retrata al ser humano y su entorno. 
Un ser humano que realiza como un autómata todo tipo de acciones diarias, un ser humano ensimismado en sus pensamientos, ausente. La soledad y el silencio aparecen como refugios del ruido y el caos de esta sociedad que nos ha tocado vivir. 
Las figuras aparecen en un entorno contemporáneo, familiar.Tanto da si se trata de interiores, paisaje urbano o natural, lugares o no-lugares. En los cuadros de Di Boschi se percibe  una oda a lo cotidiano, a lo inadvertido. 

En un terreno más formal encontramos un especial interés por la composición y el color. composiciones protagonizadas por colores fríos que se fragmentan como una suerte de vidriera compuesta de cientos de matices. 
Composiciones donde el sonido y el silencio conviven, así como lo abstracto y lo concreto.

  • Facebook
  • Instagram